CASA FOA 2012 “Un Puente entre dos Mundos”

CASA FOA 2012 – MOLINA CIUDAD

ESPACIO Nº 3

“UN PUENTE ENTRE DOS MUNDOS”

“Con un estilo y una magia que pocos representantes del hombre de nuestro interior han logrado,

Molina Campos interviene como mediador de dos realidades histórica y culturalmente separadas: el campo y la ciudad”

…”Su arte nace en las provincias del interior y se consagra paulatinamente en la sociedad del asfalto.”

Cecilia María Grolero.

_DSC7455_DSC7466

_DSC7480_DSC7486

_DSC7488a_DSC7493

_DSC7517_DSC7526a

“Un puente entre dos mundos es lo que tendió Florencio Molina Campos y mediante el arte y el humor logro reconciliar el campo y la ciudad. Un puente es lo que necesitamos para terminar con los antagonismos clásicos en nuestro país; campo y ciudad, campo e industria, etc. Esos antagonismos que no nos dejan crecer, evolucionar, hacer el duelo de tantos años de historia recurrente. Un puente donde encontrarse y comprender que existimos el uno con el otro y en esa interdependencia está nuestra fortaleza. Fortaleza necesaria para unas bases sólidas que nos permitan una nueva historia para las generaciones futuras, comprometidos con nuestra cultura, nuestra gente y nuestro entorno.”

El espacio se estructura a partir de su elemento dominante: la chimenea.Ésta chimenea, con su enorme tamaño respecto al espacio verde de donde emergerá a partir de ahora, representa la importancia de la industria en su época de oro. Otro elemento insoslayable es Molina Campos y su relación con Alpargatas.A partir de estos dos pilares, nos vienen a la mente las siempre presentes antinomias de nuestro país, las que allanó Molina campos con su arte y las que aún siguen vigentes entre campo, ciudad e industria.Es por eso que en este espacio pueden encontrarse los elementos silvestres (lo autóctono natural) de la pampa irradiando hacia la industria (chimenea) y las plantas cultivadas. Esto genera una integración que de hecho existe, porque no puede ser de otra manera,  esta todo interrelacionado tanto lo económico como lo ecológico y lo social.El espejo representa los ciclos subyacentes de materia y energía, no se ve, pero está, y conecta todo entre sí,  une las partes y permite su integración. Así el reflejo de la chimenea se ve envuelto en el verde y un cielo limpio y libre de humo.

Las luces  representan la energía que atraviesa desde el campo a la ciudad, necesaria para el sustento de los procesos, sube por la chimenea y permite que la mirada busque la altura  y aprecie el poderío de este ícono  en la noche de la ciudad.